El Gobierno español pone en peligro el ser vivo más grande del planeta: un ejemplar de Posidonia oceanica que tiene 100.000 años y un extensión de 8 kilómetros

Grandes infraestructuras portuarias, innecesarias, costosas y con repercusiones ambientales muy negativas ponen la especulación y los intereses económicos por encima de los valores naturales y la protección ambiental

Las praderas de Posidonia oceanica existentes en el Mediterráneo están consideradas, hablando en clave de biodiversidad y productividad, como uno de los ecosistemas mas importantes del planeta. Esta maravilla natural tiene su máximo exponente en la pradera continua mas grande del mundo, situada entre las islas de Ibiza y Formentera, a l’Oeste del Mediterráneo, con una extensión de 700 kilómetros cuadrados.

Estas praderas, donde se encuentra un ejemplar de Posidonia oceanica de 8 kilómetros de largo, están seriamente amenazadas. La actividad humana y la falta de actuaciones para conseguir su efectiva protección, suponen ya la desaparición del 3% anual de estas praderas.

660.000 m3 de fangos contaminados al mar amenazan las praderas de Posidonia oceanica

Ahora, un proyecto del Estado español, consistente en obras en el puerto de la isla de Ibiza, por las cuales se prevé el vertido de 600.000 m3 de fangos contaminados procedentes de los dragados al mar, al Este de las costas de la vecina isla de Formentera, puede suponer la amenaza definitiva para este tesoro natural.

Además de la contaminación que provocaran estos fangos, este vertido conllevará, también, la dispersión y el depósito de los restos de una alga altamente invasora (Caulerpa racemosa), que se encuentra en el interior del puerto de Ibiza, en mar abierto, amenazando de esta manera las condiciones de conservación de las praderas de Posidonia oceanica.

Las praderas de Posidonia desempeñan un papel determinante en los ecosistemas marinos y en la regeneración de las playas y son el hábitat natural de mas de 720 especies de organismos, sin contar los peces que se alimentan o buscan refugio entre sus hojas.

El gran valor de la pradera de Posidonia oceanica amenazada por las obras que se pretenden llevar a cabo en el puerto de Ibiza queda patente por su catalogación como Lugar de Interés Comunitario (LIC) en cumplimiento de la Directiva de Hábitats de la UE, y como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. También se encuentra incluida dentro del Parque Natural de las Salines de Ibiza y Formentera.

Existen alternativas

El estado español justifica el proyecto de obras en el puerto de Ibiza por la necesidad de ampliar y modernizar las instalaciones portuarias. Supuestamente con este objetivo se ha confeccionado este proyecto valorado en 116 millones de euros. Pero existen otras alternativas mucho más económicas y, sobretodo, mucho más respetuosas con el entorno que no se han querido estudiar, ¿por qué?

La isla de Ibiza ha padecido terriblemente la fiebre de la especulación urbanística y la corrupción en las instituciones. Las costas han sido castigadas por una urbanización salvaje y el territorio ha sido objeto de obras públicas faraónicas, completamente desproporcionadas para una isla de tan solo 540 km2. Ahora la pesadilla continua con el proyecto de ampliación del puerto de la ciudad de Ibiza.

Todos los impactos son negativos

El proyecto que pretende llevar a cabo el estado español conllevará un peligro cierto para las praderas de Posidonia, pero no es únicamente esto. Para la realización de las obras será necesaria la extracción de 1.000.000 m3 de áridos de las canteras de la isla de Ibiza, es decir, conllevará, literalmente, la desaparición de montañas enteras en una isla de únicamente 540 km2; conllevará la reducción del espejo de aguas del puerto de la ciudad con plataformas de hormigón de casi 8 hectáreas; supondrá un brutal impacto visual sobre los bienes declarados patrimonio histórico de la humanidad –la ciudad antigua de Ibiza– y, a la larga, conllevará la desaparición de la importante zona húmeda de ses Feixes, para las que el estado español prevé realizar, en un futuro, los viales de acceso a las nuevas instalaciones portuarias. Por otro lado, según reconoce el propio gobierno español, el puerto de Ibiza perderá seguridad. De ser un puerto considerado 100% resguardado pasará a ser seguro “casi siempre” a causa de los vientos del Sur. Todo ello para permitir la continuación del desarrollo insostenible vinculado a la especulación salvaje con el territorio en la isla de Ibiza.

Ha llegado el momento de parar. Necesitamos tu apoyo.

Ayúdanos a salvar la Posidonia, a salvar Ibiza. Envía tu protesta.